Huelga in Bornheim: Los últimos trabajadores se van

Una buena semana de sudor, lágrimas, ánimos y frustración está llegando a su fin. Los últimos trabajadores se van, ya sea a Rumania o a nuevos trabajos. Las promesas del consulado rumano de ocuparse de conseguirle a los trabajadores nuevos empleos o apoyar con los viajes de regreso a casa sólo se cumplieron de forma rudimentaria. La FAU, en contraste, se mantuvo activa y solidaria, encontrando nuevos trabajos y oportunidades de viaje junto con muchos simpatizantes y en constante consulta con los trabajadores. Nosotras y nosotros seguimos en contacto para apoyar con soluciones individuales.

Por un lado, hay ahora una larga e intensiva fase de procesos legales relacionados con las demandas salariales. Nos alegramos del apoyo activo de nuestros abogados, que ya se han enfrentado a grandes retos en los últimos días y han tenido que hacer frente a situaciones imprevisibles.

Además, están pendientes semanas y meses de intensa reflexión y nuestra propia documentación.

Queremos agradecer especialmente a nuestros intérpretes, que han hecho un trabajo increíble y nos han permitido dialogar con los trabajadores en cualquier momento.

Y agradecemos a todos las diversas formas de apoyo, ya sea a través de los sindicatos de la FAU, de las redes internacionales o simplemente por solidaridad espontánea; ya sea por el tiempo que se invirtió, por la donación de agua, con comidas, pabellones, mesas, material de oficina, donaciones, buenos consejos, contactos y mucho más.

Estamos profundamente conmovidos por la solidaridad y la impresión de que hemos contribuido en parte al hecho de que los trabajadores ya no se sientan impotentes ante su explotación. Pero no debemos olvidar que el inicio de la huelga de la cosecha en Bornheim fue organizada independientemente por los trabajadores. Fueron ellos y ellas quienes se emanciparon y se declararon en huelga. Nos les pudimos unir porque tomamos en serio sus necesidades, tratamos de entender sus intereses y nos comunicamos de manera horizontal.

Para aclarar nuestra impresión, citamos una vez más a uno de los trabajadores poco antes de su partida:


“¡Los echaremos mucho de menos! Sin ustedes no habríamos durado tanto tiempo. Nunca olvidaremos esto y se lo contaremos a nuestros hijos.”

Nosotros tampoco los olvidaremos y recordaremos nuestra lucha juntos. Esperamos verlos de nuevo en una ocasión más agradable.

Y sabemos que la lucha continúa.

[ssba]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *